diabetes-canina-insulina

¿Cómo controlar la diabetes en mi perro?

La diabetes en los perros

Se estima que alrededor de 1 de cada 500 perros desarrolla diabetes, aunque las cifras actuales pueden ser más elevadas.

Así pues, si tiene un perro diabético no está usted solo.

El metabolismo de la glucosa en los perros no diabéticos

El alimento se descompone en componentes que pueden ser utilizados por el organismo. La conversión de los carbohidratos (almidones) da lugar a azúcares, entre los que se incluye la glucosa. Una vez absorbida a través del intestino, la glucosa acaba en la sangre y proporciona energía a las células del cuerpo.

La absorción de la glucosa por parte de la mayoría de las células es dependiente de la presencia de la homona insulina. La insulina es elaborada por células específicas de un órgano especial situado cerca del intestino: el páncreas.

La diabetes mellitus: ¿qué es?

Una carencia de la insulina disponible provoca la diabetes mellitus.

Las causas de la diabetes en los perros:

  • En algunos perros diabéticos el páncreas no produce suficiente insulina
  • La incapacidad de las células corporales de producir insulina

Esto resulta en:

  • La incapacidad de las células de absorber suficiente glucosa
  • Unos niveles excesivamente altos de glucosa en la sangre

La diabetes mellitus: ¿son todos los perros susceptibles a ella?

Los perros de mediana edad a ancianos son los más susceptibles a desarrollar la diabetes. Los que se ven más afectados son las hembras enteras.

Se puede dar un mayor riesgo de desarrollar diabetes mellitus en las siguientes razas caninas:

  • Keeshond
  • Caniche
  • Puli húngaro
  • Pinscher Miniatura
  • Samoyedo
  • Bobtail
  • Daschund
  • Springer Spaniel
  • Alaska Malamute
  • Schipperke
  • Schnauzer Miniatura
  • Spitz Finlandés
  • Chow chow
  • West Highland White Terrier
  • Beagle
  • Cairn Terrier
  • Dobermann
  • Golden Retriever

El diagnóstico de la diabetes en los perros

Los signos clínicos de la diabetes mellitus sugieren que su pero podría padecer esta enfermedad. Como otras enfermedades pueden provocar los mismos signos que la diabetes mellitus, su veterinario llevará a cabo algunas pruebas para confirmar el diagnóstico.

Signos de la diabetes mellitus

Si cualquiera de los siguientes signos afecta a su perro, consulte con su veterinario:

  1. Bebe mucha agua
  2. Orina frecuentemente
  3. Siempre tiene hambre
  4. Ha perdido peso a pesar de comer más

El diagnóstico de la diabetes mellitus por su veterinario

Los signos anteriores sugieren la existencia de una diabetes mellitus, pero también se ven en otras enfermedades. Debido a ello, el veterinario deberá examinar concienzudamente a su perro.

Muestras de orina

Puede que su veterinario examine en primer lugar una muestra de orina para determinar si hay glucosa en la orina y/o una infección del tracto urinario.

Muestras de sangre

Para confirmar el diagnóstico, su veterinario extraerá una muestra de sangre y determinará el nivel de glucosa (azúcar) en la sangre de su perro.

Si la concentración de glucosa en sangre es constantemente mayor de la normal, esto puede ser indicativo de que el páncreas de su perro no secreta (suficiente) insulina y/o que el cuerpo de su perro es “resistente” a la insulina que produce su páncreas. Su perro sufre, por tanto, una diabetes mellitus.

Examen general

Su veterinario también examinará el estado de salud general de su perro (para descartar la presencia de otras enfermedades y/o infecciones). Esto es muy importante, ya que las infecciones y algunas enfermedades pueden ser un obstáculo para el tratamiento de la diabetes mellitus.

El control de la enfermedad

Con ejercicio, una dieta correcta y la insulinoterapia puede controlar con éxito la salud de su perro diabético.

¿Puede curarse la diabetes?

La causa subyacente de la diabetes no puede curarse. Los perros diabéticos necesitan un tratamiento durante toda su vida con un preparado a base de insulina.

Objetivo del tratamiento

El objetivo del tratamiento es el restablecimiento de la calidad de vida de su perro diabético. Esto implica minimizar las complicaciones propias de la diabetes sin provocar una hipoglucemia y detener los signos propios de la diabetes mellitus:

  • El consumo de mucha agua
  • La micción frecuente
  • Un mayor apetito y pérdida de peso.

Una diabetes mellitus mal controlada o no tratada puede dar como resultado una cetoacidosis diabética, que es un problema grave que deberá tratarse como una emergencia que necesita un tratamiento inmediato.

¿Cómo se trata a los perros diabéticos?

El éxito en el control de la diabetes depende de una rutina regular.

  • Inyecciones regulares de insulina
  • Alimentación correcta
  • Ejercicio regular
  • Las perras intactas deberían ser esterilizadas

Ayudar a su perro a recuperar su calidad de vida mediante el tratamiento eficaz de la diabetes es muy gratificante. Consulta con tu veterinario sobre el tratamiento y las innovaciones médicas al respecto.

Artículo destacado de MSD ANIMAL HEALTH. Para más información visita http://www.caninsulin.es/