Cuándo y por qué esterilizar a mi gato

Aproximadamente a  los 5-8 meses de edad los gatitos alcanzan la madurez sexual y son, por tanto, capaces de traer al mundo nuevas camadas de gatitos. La mayoría de la gente no está interesada en que sus gatos tengan descendencia, y son conscientes de que hay ya demasiados gatos abandonados en busca de hogar como para aumentar su número. La esterilización o castración, que en el macho consiste en la eliminación de los testículos (orquidectomía) y en la hembra, en la extirpación de los ovarios (ovariectomía) o de los ovarios y el útero (ovariohisterectomía) evita las gestaciones no deseadas, impide la aparición de conductas desagradables asociadas a la actividad sexual y minimiza el riesgo de padecer determinadas enfermedades.

TENGO UN GATITO… ¿O ES UNA GATITA?

Es sorprendente la cantidad de errores que la gente comete en cuanto al sexo de los gatitos; así que si tiene usted alguna duda, consulte a su veterinario. No obstante, el veterinario siempre examinará al gato antes de la esterilización, así que tal vez se encuentre con que su encantadora “Blanquita” es en realidad un “Blanquito” igualmente maravilloso.

Para saber si su gatito es macho o hembra, levántele la cola y observe sus genitales. En el macho, aproximadamente a un centímetro bajo el ano se encuentra la abertura del prepucio y el saco escrotal inmediatamente debajo; el ano y el prepucio parecen dos pequeños circulitos uno bajo el otro. En la hembra, la vulva es una pequeña hendidura vertical que casi llega hasta el ano, como la letra i.

LA ESTERILIZACIÓN DE LA GATA

guarda-gatos-cvsAños atrás se aconsejaba que las gatas parieran al menos una vez antes de esterilizarlas; sin embargo esto es absolutamente innecesario y no conlleva ningún beneficio para el animal. Es preferible esterilizar a la gata antes de que alcance la madurez sexual, puesto que una vez la alcance  la gatita entrará en lo que llamamos “celo”. Los  “celos” o ciclos sexuales en la gata se suelen repetir aproximadamente cada tres semanas- aunque cada gata sigue su pauta particular- y se caracterizan por maullidos verdaderamente escandalosos. Existen determinados fármacos que inhiben el ciclo sexual del animal, pero el riesgo de que causen efectos adversos es bastante elevado, por lo que no se recomienda su administración continuada. Si usted no tiene interés en hacer que su gatita críe, esterilícela y no sólo evitará el comportamiento sexual y las camadas no deseadas, también eliminará el riesgo de que en un futuro el animal desarrolle enfermedades de los órganos genitales que son muy comunes en las gatas no esterilizadas.
La esterilización consiste en la extirpación quirúrgica de los ovarios y el útero bajo anestesia general. La incisión para la cirugía puede efectuarse en un flanco o en la parte central del abdomen tras haber rasurado el pelaje de la zona. Su veterinario le pedirá que  su gata permanezca en ayunas desde la noche anterior al día de la intervención.
Generalmente el animal podrá volver a su casa el mismo día, y los puntos se retirarán en un plazo de 8 ó 10 días.

LA ESTERILIZACIÓN DEL GATO

Para evitar camadas no deseadas es tan importante esterilizar a los machos como a las hembras. Además, los gatos enteros (no castrados) no pueden evitar su instinto de escapar de casa y vagabundear, de ser agresivos con otros machos, de pelear y de marcar el territorio con orina, incluso dentro de su casa.

El comportamiento agresivo de un macho no castrado hace que corra mucho más riesgo de contraer enfermedades infecciosas como la inmunodeficiencia felina (equivalente al SIDA) y la leucemia felina, ya que ambas se transmiten por mordedura de otros gatos.

La castración supone la extirpación de ambos testículos y necesita también anestesia general (al igual que en las hembras su veterinario le pedirá que el gato esté en ayunas desde la noche anterior para minimizar el riesgo de complicaciones). Lo normal es que su gatito vuelva a casa el mismo día, y ya que la incisión de la piel es tan pequeña ni siquiera se le aplicarán puntos.

muchos-gatos-cvsCUIDADOS POSTOPERATORIOS

La recuperación del animal tras la intervención para esterilizarlo suele ser sorprendentemente rápida y lo normal es que al día siguiente su comportamiento sea prácticamente normal. Es preferible intentar limitar la actividad del animal durante uno o dos días para permitir favorecer la cicatrización de los tejidos internos. No obstante, si usted notara que su gato está más inactivo y apático, consulte a su veterinario. Consúltele también si el animal se lame o rasca en la zona de la sutura, pues podría ser necesario el uso de  un collar especialmente diseñado para evitar lesiones en la zona.

Es importante recordar que una vez el gato ha sido esterilizado presenta mayor tendencia a desarrollar obesidad, por lo que tendrá que ajustar la cantidad de comida que le suministra.

OSCURECIMIENTO DEL PELO EN LA ZONA DE LA INCISIÓN

En algunas razas de gatos la temperatura de la piel determina la coloración del pelaje que la cubre (el ejemplo más típico es el gato siamés). Esto significa que cuando alguna zona se rasura (por ejemplo para la operación de esterilización) el nuevo pelo crecerá generalmente más oscuro que el anterior, aunque suele ser temporal; cuando el cambio estacional provoque la caída del pelo y el nacimiento del nuevo éste suele volver a crecer con el color que tenía anteriormente.

EDAD RECOMENDADA PARA LA INTERVENCIÓN

Su gatito o gatita podría esterilizarse a cualquier edad, aunque  lo normal es que se haga entre los 4-6 meses de edad (aunque a veces puede variar, pero en cualquier caso antes del año). En algunas ocasiones se realiza la castración a edades más tempranas (2-3 meses) – lo que tampoco parece tener efectos adversos sobre el animal.

Fuente: http://www.isfm-national-partners.net/gemfe/articulos/