Campaña contra la Traqueobronquitis Infecciosa “Gripe Canina”

Los cambios bruscos de temperatura, los paseos nocturnos en temporadas de frío y el resecamiento de las vías respiratorias, son algunos de los factores que favorecen la aparición de estas enfermedades. Quizás la más conocida sea la llamada “Tos de las Perreras”

llamada por este nombre, ya que el hacinamiento de muchos perros en un espacio, así como su estancia en lugares húmedos, fríos o con poca ventilación, propician el contagio de esta enfermedad, altamente transmisible, llamada en términos médicos “Traqueobronquitis Infecciosa”..

La tráquea es un conducto en forma de tubo, semirrígido y flexible que conecta la laringe con los bronquios. Está formada por una serie de cartílagos, en número de 35 a 45 en forma de C, ya que su parte dorsal está formada por tejido no cartilaginoso. Posee un número limitado de maneras de responder a una agresión. La respuesta inmediata de la mucosa traqueal frente a una irritación de cualquier tipo es el aumento de la secreción mucosa. Si la agresión continúa, se producirá algo parecido a un proceso inflamatorio. Un perro afectado por una enfermedad que afecta a la tráquea presentará tos, ruidos al inspirar y al espirar el aire, pudiendo llegar al edema pulmonar e incluso a la cianosis.

La auscultación resulta de gran ayuda para detectar problemas en la tráquea, así como las radiografías. Otras pruebas que a veces nos sirven de gran ayuda son la traqueoscopia y la broncoscopia, los cultivos traqueobronquiales y las citologías.

TRAQUEITIS INFECCIOSA

Es la inflamación del revestimiento no cartilaginoso de la tráquea. Esta respuesta inflamatoria puede ser infecciosa o no infecciosa, primaria o secundaria. Normalmente es la consecuencia de ladridos prolongados, colapso traqueal, enfermedades crónicas del corazón y alteraciones de la boca o de la faringe. La mayoría de los perros que presentan estos problemas suelen ser asintómaticos excepto por la presencia de una tos que se caracteriza por ser resonante, discordante, paroxística y que a menudo acaba en arcadas o náuseas secas o ligeramente productivas. La palpación de la tráquea desencadena la tos. En estos casos es sumamente importante la auscultación del corazón, ya que, como hemos dicho antes, a veces estas alteraciones traqueales derivan de cardiopatías crónicas.

TRAQUEOBRONQUITIS INFECCIOSA

Se denomina también “complejo respiratorio canino” o “tos de las perreras”. No se trata de una enfermedad, sino de un síndrome clínico. Está provocado por virus, bacterias, micoplasmas, hongos y parásitos. El agente causal más frecuente es la Bordetella bronchiseptica, asociado al virus de la Parainfluenza canina o el Adenovirus canino. Otros microorganismos que pueden producirla son el virus herpes canino y, ocasionalmente, el virus del moquillo.

Es muy contagiosa y aparece con más frecuencia donde conviven grupos de perros de diferentes edades. Los signos clínicos aparecen normalmente tres a cinco días después de la exposición al agente causal. La tos persistente, seca y paroxística estará siempre presente, acompañada a veces de una secreción nasal purulenta.

Fuente:  elmundodelperro.net/Noticias.