perro-mayor-trastornos

Problemas oftalmológicos en perros y gatos: El Glaucoma

Problemas oftalmológicos en perros y gatos: El Glaucoma

El glaucoma es una enfermedad neurodegenerativa que se acompaña de un incremento de la presión intraocular (PIO), el estadio último de esta enfermedad se caracteriza por una ceguera del animal y dolor ocular y suele afectar a ambos ojos, por este motivo es importante que cuando se diagnostica un ojo glaucomatoso se trate también el ojo sin síntomas.

Para poder entender por qué se puede producir un incremento de la PIO debemos saber que el ojo tiene dos segmentos: Un segmento anterior y un segmento posterior. El segmento posterior está ocupado por el humor vítreo que es como un gel, y el segmento anterior está ocupado por el humor acuoso y es responsable de dar la PIO.El humor acuoso se produce en el cuerpo ciliar que es una parte del iris, este humor acuoso pasa por la pupila y después se drena por la hendidura ciliar (espacio entre la cornea y esclerótica). Cuando se produce un problema en el drenaje es cuando se da un incremento de la PIO, este incremento produce daños en los axones del nervio óptico, derivando en ceguera.La PIO normal de los perros es de 15 a 25 mm Hg., la del gato es de 15 a 30 mm Hg. y la del caballo de 16 a 30 mm Hg.Los signos clínicos que pueden aparecer en un ojo con glaucoma son:

  • Ojo rojo, por congestión de los vasos epiesclerales.
  • Ojo Azul (Edema corneal).
  • Pupila dilatada.
  • Cataratas y otros problemas en el cristalino como luxaciones.
  • Cambios en el fondo del ojo.
  • Buftalmia (ojo más grande de lo normal).
  • Dolor ocular, que puede reflejarse en un excesivo frotamiento del ojo, por parte del animal, o por mantener apoyado el ojo contra una superficie.
  • Humor acuoso.

Como en todas las enfermedades tenemos ciertas razas predispuestas, en el caso del glaucoma se conocen varias razas afectadas como el American Cocker Spaniel, Basset Hound, Chow Chow, Husky, Shar pei, perro de aguas español/portugués, etc, y en el caso de los gatos como los Siameses, Persa y Burmés. También se han hecho estudios donde se ha visto que ciertos tipos de glaucomas afectan más a hembras que a machos. El glaucoma puede ser una patología primaria o secundaria.

Para poder diagnosticar un glaucoma es muy importante medir la PIO con un tonómetro; hacer una gonoscopía, que consiste en visualizar el punto por donde drena el humor acuoso, y mirar el fondo ocular. Es de vital importancia realizar un seguimiento del estado del ojo, midiendo la PIO de forma periódica para saber si el tratamiento empleado está dando los resultados deseados.

Existen muchos tratamientos veterinarios para el glaucoma, con diferentes propósitos. Los medicamentos más empleados son aquellos que disminuyen la producción de humor acuoso y consecuentemente la PIO; y aquellos que favorecen el drenaje.

Cuando el tratamiento médico es refractario, existen diferentes técnicas quirúrgicas para poder favorecer el drenaje del humor acuoso.

La mejor opción (según sea el caso) dependerá del paciente y la visión que conserve. Como último recurso, si el glaucoma no responde a ningún tratamiento, el animal sufre dolores agudos o hay una absoluta pérdida de visión, la opción que queda es la enucleación del globo ocular (estracción del ojo glaucomatoso).e del humor acuoso. Dependiendo de la causa del glaucoma y/o la presencia de enfermedades oculares presentes se habrán de emplear unos fármacos u otros, por este motivo es de suma importancia que el tratamiento sea prescrito por un profesional veterinario. Al ser una enfermedad que suele afectar a ambos ojos es importante tratar también el ojo que no demuestra síntomas.

Fuente: Dra. M. Molina Choclán. Certificado en Oftalmología Veterinaria por UAB y ESVPS. Colaboradora del Centre Veterinari Salou.