comportamiento-cachorro-necesidades-centre-veterinari-salou

Cómo enseño a mi cachorro a hacer sus deposiciones fuera de casa

Para que el perro aprenda a hacer sus necesidades en la calle y no en casa, lo mejor es sacar el cachorro a la calle desde el primer día. Pero ¿cuándo? ¿cuántas veces? Hay ciertos momentos en los que hay que sacarlo siempre, como los siguientes:

– Unos 20 minutos después de comer.

– Después de beber agua.

– Nada más despertarse por la mañana o de una siesta.

– Después de jugar.

– Después de entrenar.

– Después de cualquier actividad excitante (juego, otros perros, visitas, niños…).

– Después de haber permanecido durante algún tiempo en su transportín (“casita”). Nunca más de una hora u hora y media.

– Antes de acostarse.

Por supuesto, hay que premiarle cuando acierte e ignorarle cuando se equivoque. Mientras esté en casa se intentará tenerlo controlado y se fijarán horarios de comida para prevenir posibles errores o accidentes que pueden ayudar a crear malos hábitos que, más tarde, haya que corregir. Corregir no es más que intentar poner un parche, siempre será más eficaz y más fácil enseñar al cachorro que corregir un mal hábito.

 O sacar al perro o llevar la calle a casa…

perro-hacer-cacas-centre-veterinari-salouDisponer de suficiente tiempo para sacar al cachorro es lo ideal, pero entendemos que esto no es siempre posible. Todavía no existen las bajas por adquisición o adopción de cachorros. Por lo tanto, cuando haya que dejarle solo, debe quedarse en un área reducida (baño o cocina) para prevenir errores. También se puede acondicionar una zona con un parque para perros. Hay que dejar su cama alejada de la zona de eliminación porque al perrito no le gustará hacer “sus cosas” cerca de su sitio de descanso. Es importante acondicionar ese lugar para que se encuentre a gusto cuando se quede solo, tendrá agua a su libre disposición y juguetes para mordisquear (kongs, etc.).

La zona de eliminación la podemos hacer con papeles de periódico o bandejas con empapadores, que se suelen encontrar en tiendas específicas, precisamente para estos menesteres. Pero la idea que más nos gusta es la que propone el Dr. Ian Dunbar en sus libros: se trata de construir su zona de eliminación con una caja con césped, losas de pavimento de cemento (como las de las aceras), estos son elementos fácilmente reconocibles por el perrito cuando baja a la calle. Nosotros decimos que si no podemos bajar al cachorro a la calle todo lo a menudo que se debe, subámosle la calle a casa.

Algunos consejos 

 – Cada hora y media o dos horas (al principio) se puede utilizar una señal verbal, para indicarle al cachorro que tiene que hacer “sus cosas” y hay que llevar al lugar donde se quiere que las haga (la calle, el jardín, el parque, etc.).

– No se debe pasear antes de que defeque. Se espera unos minutos y si no hace nada, se vuelve a casa. Se le mete en el transportín media hora, pasado este tiempo se repite el procedimiento. Esto le ayudará a aprender que si no hace sus cosas no hay paseo.

– Cada vez que elimine hay que darle un premio, para que lo asocie con al go positivo. Hay que tener paciencia para repetir estos procesos hasta que el perro aprenda, algunos aprenden más deprisa que otros.

– Un cachorro de dos meses necesitará deponer cada hora u hora y media; uno de tres meses podrá aguantarse dos o tres horas; uno de cuatro meses necesitará hacer cada cuatro horas, así que calcule una hora por més (aprox.). No se trata de una regla matemática, ya que varía de un perro a otro.

– No olvide premiar en vez de castigar. No castigue al perro si ha habido un accidente o aun no ha aprendido, pero prémiele en el momento en que haga lo que usted quiere.

¡Cualquier otra duda consúltenos!