garrapatas-peligrosas-para-todos-centro-veterinario-salou

Llega la primavera, llegan las garrapatas…

Las garrapatas son, junto con las pulgas, los parásitos externos más frecuentes en el perro y en el gato. No sólo pueden causar lesiones locales, sino que además pueden transmitir algunas enfermedades infecciosas incluso a los humanos.

Aunque pueden aparecer en cualquier época del año, son mucho más frecuentes en épocas húmedas y calurosas, principalmente al final de la primavera, en verano y a principios del otoño.

En España la especie más abundante es la Ripicéphalus sanguíneus o “garrapata parda del perro”, por su amplia distribución geográfica y por la intensidad de parasitación en perros. Afecta principalmente al perro, a algunos mamíferos pequeños y también al hombre. “La garrapata de la oveja” o Ixodes ricinus, es menos frecuente, es típica de las zonas húmedas y posee una variedad de hospedadores amplísima entre los que se encuentra también el hombre. Ambas especies pueden actuar como vectores en la transmisión de muchos microorganismos causantes de enfermedades.

Ciclo biológico de la garrapata

Las garrapatas son parásitos temporales, en su ciclo vital pasan por tres fases: Larva (a partir del huevo puesto por la hembra adulta), Ninfa y Adulto. Para pasar de una fase a la otra deben alimentarse de sangre, único momento en el que tienen contacto con el hospedador y que dura entre 3 y 10 dias.

Detectan a su hospedador a través de un órgano sensorial que tienen en las patas y, una vez en él, se mueven buscando las zonas con menos densidad de pelo, como el abdomen, las orejas y la cara. Una vez allí, liberan una sustancia que les permite adherirse fuertemente a la piel mediante una piezas bucales especiales.

Su importancia radica no sólo en las lesiones locales que producen (inflamación, recciones alérgicas y abcesos) sino también en que son vectores de enfermedades graves como la Ehrlichiosis, la Babeosis o la enfermedad de Lyme, entre otras. Pueden también producir anemia en animales jóvenes muy parasitados, llegando a causarles incluso la muerte.

Lo mejor es evitar su aparición mediante la utilización de uno o varios productos antiparasitarios: Pipetas, collares o champús. Consúltalo primero con el Veterinario, dado que hay mucha variedad de estos productos en el mercado y algunos pueden ser más efectivos que otros o podrían comportar riesgos si son aplicados en zonas sensibles (cara, ojos orejas). En el Centro Veterinario Salou también te asesoraremos sobre la mejor época para iniciar un tratamiento preventivo o sobre cómo eliminarlas si ya las tiene (nunca debemos arrancarlas cuando están vivas, ya que las piezas bucales que tienen permanecen en el interior de la piel de la mascota, pudiendo provocar lesiones locales). Pídenos consejo acerca de este y otros parásitos, te ayudaremos a tomar la mejor elección para prevenirlos en tu mascota.