Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

En el Centro Veterinario Salou te informamos sobre qué es la anemia hemolítica inmunomediada en perros, signos clínicos, diagnóstico, tratamiento y pronóstico.

Etiología

La anemia hemolítica es una alteración hematológica por la que se da una disminución de la cantidad de glóbulos rojos por una destrucción prematura de estos. Este tipo de anemias suelen ser relativamente graves, puesto que la destrucción de eritrocitos suele ser muy rápida. Como los eritrocitos son los responsables de transportar el oxígeno a los órganos, la carencia de estas células puede causar hipoxia (o falta de oxígeno) cuando es bastante severa.

Se puede clasificar la anemia hemolítica inmunomediada en dos grandes grupos, dependiendo de su etiología: Primaria, cuando la destrucción eritrocitaria está causada por un proceso autoinmune, o secundaria, cuando la destrucción está relacionada con una causa específica, como infecciones, exposición a fármacos o neoplasias (cáncer).

La anemia hemolítica inmunomediada primaria causada por un proceso autoinmune, afecta con mayor frecuencia a perros hembras entre 2 y 8 años, de raza Cocker Spaniel, Setter Irlandés, Golden Retriever, Caniche y Springer Spaniel.

Signos clínicos y diagnóstico

La hemólisis de los eritrocitos se puede dar de forma intravascular (directamente se destruyen los eritrocitos dentro de los vasos sanguíneos), o extravascular (los eritrocitos quedan marcados por el sistema inmunitario, haciendo que las defensas del hígado y el bazo los destruyan cuando se les encuentran en estos órganos). La presentación clínica varía entre estas dos situaciones, y presentar una u otra depende del tipo predominante de antígenos que utiliza el sistema inmunitario.

Algunos de los signos clínicos que presentan los perros con anemia hemolítica pueden ser anorexia, apatía, signos gastrointestinales como vómitos y/o diarrea, palidez de mucosas, taquicardia, respiración rápida, distensión abdominal…

Cuando nos encontramos con un animal que presenta esta sintomatología, se realizan una serie de pruebas para determinar el tipo de anemia que presenta el paciente y valorar si es un proceso inmunomediado primario o secundario, para ajustar el tratamiento adecuadamente.

Tratamiento

Una vez llegado al diagnóstico, el tratamiento se adaptará en función de la severidad del cuadro clínico. Generalmente, se requiere la administración de fluidoterapia intravenosa, así como de medicaciones inmunosupresoras, que frenen la actividad del sistema inmunitario para evitar la destrucción de glóbulos rojos. Cuando la anemia es grave, es necesaria una transfusión de sangre entera para estabilizar al paciente y permitir la oxigenación de los tejidos mientras este se recupera.

Pronóstico

El pronóstico de la anemia hemolítica inmunomediada depende mucho de la severidad de los signos clínicos y de la evolución que presente el paciente durante la hospitalización. Esta enfermedad causa alteraciones en el sistema de coagulación de los animales: las alteraciones como el tromboembolismo pulmonar o la coagulación intravascular diseminada son complicaciones frecuentes de la enfermedad, que pueden llegar a ser fatales.