Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

En Centro Veterinario Salou te explicamos qué es la úlcera corneal, tipos de úlceras y tratamiento.

Las úlceras corneales son una de las consultas más frecuentes en oftalmología veterinaria. Estas úlceras son pequeñas heridas en la superficie ocular, que son muy dolorosas y en ocasiones se pueden complicar con infecciones. Por eso, es muy importante que sean diagnosticadas y tratadas lo antes posible. El tratamiento debe ser adecuado para eliminar la causa de la úlcera y para fomentar una curación rápida que reduzca el riesgo de pérdida de la visión.

¿Qué es una úlcera corneal?

La córnea es uno de los tejidos más sensibles del organismo. Se trata de una estructura externa del globo ocular, por lo que se encuentra muy expuesta a sufrir traumatismos. La córnea está formada por varias capas, siendo el epitelio la capa más externa, que protege al resto de la córnea de infecciones. Cuando el epitelio está dañado, se produce una úlcera corneal superficial. Si la lesión profundiza hacia capas más internas, el pronóstico empeora y, en casos extremos, puede darse la perforación del globo ocular.

Causas de una úlcera corneal

Las úlceras corneales se producen por muchas causas. Como hemos explicado, la córnea se encuentra muy expuesta a traumatismos, por tanto ésta es una de las causas más frecuentes. Sin embargo, también puede ser provocada por otras causas, como sequedad ocular, alteraciones anatómicas de los párpados, capilares que crecen en zonas anormales del párpado, infecciones…

Tipo de úlceras corneales

Cualquier úlcera puede ser muy dolorosa por el paciente y puede presentar complicaciones. Por eso, es necesario que se diagnostique lo más rápidamente posible. Para determinar la gravedad de una úlcera corneal será necesario realizar una completa exploración de todas las estructuras oculares, valorando la producción de lágrima y la presión intraocular.

Una úlcera se puede clasificar como:

  • Superficial: afecta al epitelio corneal y, si no hay complicaciones, debería curarse en unos días.
  • Estromal: afecta a la segunda capa de la córnea, el estroma. Según la profundidad se clasifican en úlceras estrumales anteriores, medias y posteriores. La mayoría de las veces requieren un tratamiento quirúrgico para curar.
  • Descemetocele: Cuando la úlcera es tan profunda que se ha perdido el epitelio y todo el estroma, queda sólo la última capa, llamado endotelio, con su membrana basal, o membrana de Descemet. Estas úlceras tienen altísimo riesgo de perforación y su tratamiento es cirugía de urgencia para prevenir la pérdida del ojo.
  • Perforada: Cuando la lesión afecta a todas las capas corneales, incluidos el endotelio y la capa de Descemet, existe pérdida de humor acuoso (el líquido que hay en la cámara anterior del ojo). Se debe realizar cirugía de urgencia.

Tratamiento de las úlceras corneales

El tratamiento para curar una úlcera corneal dependerá mucho del tipo de úlcera y de la fase en la que ésta se encuentre. Es importante no administrar ningún colirio si no lo ha recetado un veterinario, ya que algunas medicaciones pueden empeorar la situación y afectar al pronóstico de la enfermedad.

Una úlcera superficial suele curarse sin complicaciones aplicando tratamientos tópicos antibióticos y analgésicos. Por otra parte, una úlcera complicada o infectada necesita un tratamiento más específico.

En el caso de úlceras profundas que no responden al tratamiento tópico o sistémico, puede ser necesaria la cirugía para preservar la integridad del globo ocular. En todos los casos, es recomendable colocar un collar isabelino para evitar lesiones autoinducidas cuando el animal se rasca el ojo.

Conclusiones

Las úlceras corneales representan un porcentaje considerable de las visitas oftalmológicas veterinarias. Un diagnóstico y tratamiento precoz son esenciales para intentar evitar el riesgo de complicaciones como la pérdida de la visión.